1. Mientras más restrictiva y monótona es la dieta, más difícil es seguirla el tiempo necesario para bajar de peso. Luego de un tiempo la persona siente necesidad o la tentación de consumir alimentos con altos contenidos de azúcar y grasa.
  2. Trata de que todas tus comidas incluyan una porción de ensalada como guarnición.
  3. Come mucha fruta y verdura. Lo mejor es aprovechar las de estación. ¡Estarán frescas, sabrosas y económicas!
  4. Tu nutricionista te puede asesorar, pero elegir cada día alimentos saludables está en tus manos.
  5. La leche y todos sus derivados (yogurt, quesos, etc.) contienen el calcio que te ayudará a prevenir la osteoporosis. Intenta consumir productos lácteos descremados.
  6. En restaurantes italianos, elige pastas o pescados con tomate y oliva. Trata de evitar platos con abundante cantidad de queso, crema o carne.
  7. Es importante que recurras a un médico especialista si quieres bajar de peso. De acuerdo a tus características, el profesional es quien sabrá indicarte qué alimentación es mejor para ti.
  8. El desayuno es la comida más importante del día. Nunca dejes de hacerla. Es la que te aportará energías para comenzar un buen día.
  9. Cuando comiences a realizar actividad física, ármate un cuaderno y anota el tipo de ejercicio, la duración y la frecuencia.
  10. No puedes cambiar todo de repente. Por eso, te sugerimos que cada día cambies un hábito malo por uno saludable. Es una buena manera de arrancar.

Fuente: www.fat-fit.com.ar Dra. Mónica Katz