Te proponemos un método para llegar a la relajación.

Consiste en un proceso por el cual primero contraes los músculos para luego relajarlos. De esta forma es más fácil reconocer el grado de tensión muscular y así lograr el estado de relajación deseado.

Es aconsejable practicarlo de manera frecuente y regular para obtener los mejores resultados. Puedes realizarlo con todo el cuerpo o (si tienes poco tiempo) puedes identificar la parte más tensionada de tu cuerpo (hombros, abdomen, piernas, etc.) y aplicar el método en ese grupo muscular.

Recuerda que relajamos primero nuestro cuerpo para luego relajar la mente.

Te sugerimos un ejercicio tipo para practicar:

  1. Trata de encontrar una posición -lo mas cómoda posible- en el lugar donde te encuentres.
  2. Contrae tu puño derecho lo mas que puedas y mantén esa tensión.
  3. Trata de reconocer la contracción máxima que has logrado.
  4. Intenta relajar lo más profundamente que te sea posible tu puño.
  5. Repite lo hecho con tu mano izquierda.

Fuente: www.fat-fit.com.ar Dra. Mónica Katz